Nuestra historia

Sin duda, nuestro fundador fue Jaime Palomino, nacido en Madrid el 26 de febrero de 1916. A los 16 años empezó a trabajar de aprendiz en un establecimiento en la calle Fuencarral de Madrid que, entre otras cosas, se dedicaba a la óptica y luego pasó a trabajar en una fábrica de lentes oftálmicas.
Tras el paréntesis de la guerra se reincorporó a su trabajo, para poco después ser contratado por INDO como jefe de taller de su fábrica en Madrid de lentes oftálmicas, donde ejerció su labor durante más de 25 años, los últimos de los cuales se le encomendó abrir mercado en una nueva división de instrumentos oftalmológicos de la compañía, lo que le proporcionó muchos contactos con médicos así como nuevos conocimientos y acceso a las últimas tecnologías en salud visual. Consiguió su diplomatura en Óptica y Anteojería mientras trabajaba.

Jaime Palomino

A los 60 años de edad es socio fundador de Abel Ópticos en su fase actual, que adquiere un pequeño establecimiento de óptica en la calle San Onofre de Madrid, junto a la Gran Vía, propiedad del Decano del Colegio de Ópticos de Madrid, Don Abel Rodríguez que se jubilaba, posicionando el negocio en el ámbito de la salud visual y auditiva uniendo sus conocimientos, tanto de oftalmología como de óptica. Simultáneamente se abre uno nuevo en la calle Fernández de los Ríos, que todavía continúa, y se amplía la cadena en los años siguientes por la provincia de Madrid.
Jaime Palomino se retiró a los 65 años pero su obra sigue funcionando desde entonces gestionada por sus familiares y amigos. Pero su visión inicial de orientación del negocio hacia la salud visual y auditiva permanece inalterada.

Don Jaime Palomino, ya felizmente retirado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies